Encuentro en el 16 Congreso Internacional de Medicina Anti-Aging

Hace ya todo este tiempo que le conozco, lo cual es un honor y por ello quería destacarlo. Vivo en “La Zona” (su tecnología nutricional) desde entonces, y entreno a mis clientes ejecutivos y pacientes en ello. Y un placer compartir con él una vez más, su saber.

El pasado fin de semana tuvo lugar en Madrid el congreso organizado por SEMAL (Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad) de la que formo parte, y tuve la ocasión de disfrutar de su ponencia sobre la importancia del control de lo que comemos en el proceso de envejecimiento mediante la nutrición anti-inflamatoria, o lo que es lo mismo y mundialmente conocido, la dieta de la Zona.

El Dr. Sears, médico y bioquímico, está considerado una autoridad en el control dietético de la respuesta hormonal y antiinflamatoria, y el fundador de la nutrición anti-inflamatoria. Investigador científico de la Universidad de Medicina de Boston y el Massachusetts Institute of Technology, ha dedicado sus esfuerzos durante los últimos 40 años al estudio de las grasas.

Autor de más de 40 publicaciones científicas, tiene 14 patentes estadounidenses en las áreas de control hormonal e inflamatoria utilizando esencialmente la comida como fármaco para modular las hormonas entre ellas la que promueve el almacenamiento de grasa, y la expresión genética, especialmente en trastornos cardiovasculares, neurológicos y diabetes.

Sus investigaciones han elevado la comida de una simple fuente de calorías a ser reconocida como un poderoso fármaco con la habilidad de controlar la expresión de nuestros genes.

Los primeros estudios sobre los beneficios de la dieta de La Zona, se desarrollaron en enfermos cardiovasculares y en atletas de élite. En ambos casos tan extremos se obtuvieron unos resultados excelentes.

El resto de la población nos encontramos en la franja intermedia a estos dos casos. Por esa razón, aprender a comer en La Zona es perfecta para alcanzar y mantener el porcentaje de grasa corporal ideal, y rendir de manera extraordinaria. Con sus aportes nutre el cerebro, cuida los órganos potenciando la salud y tonifica la masa muscular, parte de las claves en la generación de energía y disfrutar de alto rendimiento sin desgaste.

Vivir en La Zona, más que una dieta de pérdida de peso, se considera un estilo de vida saludable que mejora nuestro organismo de manera general, incluso previniendo enfermedades crónicas.

Enseñar cómo desarrollar esos nuevos hábitos es una de mis pasiones.