Estrés

¿Cómo te afecta el estrés?
Consumiendo tu energía vital.

Tired business woman resting her head on desk

Así de simple y complejo a la vez.

Si tras tanta sobrecarga de responsabilidad, preocupación constante por la incertidumbre permanente, has dejado de tener la misma energía mental y física que antes, comes mal, duermes peor e incluso tienes alguna alteración de salud que te inquieta, o sencillamente, sientes estrés y/o ansiedad y quieres liberarte de ello, debes hacerlo.

Las nuevas formas de trabajar exigen demasiado y a menudo, satisfacer la demanda requiere un extra de energía que obtenemos activando nuestro estrés.

Es inconsciente pero puedes aprender a controlarlo para que no te perjudique.

Ciertas dosis de estrés son buenas porque estimulan, ayudan a resolver las tareas con destreza.
Es el estrés tónico.

Pero si hay estrés frecuente, no solo afecta a tu rendimiento, sino debilita o enferma tu cuerpo.
Es el estrés tóxico.

El estrés no significa ir nervioso o histérico por la vida. Es un arma infalible para ayudarte a llevar el día a día. 

Te da un gran poder.

SERVICIOS Estrés Bloque3 (1)

El estrés tienes que saber administrarlo.

Porque puede hacer muy difícil responder a las obligaciones diarias y profesionales, que cada vez son más exigentes.

Tus responsabilidades requieren toda tu energía.

Y cada vez tienes menos capacidad de generarla, apareciendo la consiguiente ansiedad, mal humor o agotamiento. O todo a su vez.

Pero, ¡tiene remedio! Solo tienes que entender cuál es el tu estrés, cómo te afecta al cuerpo y la mente, y qué hacer para desactivarlo cuando no lo necesitas.

Libre de estrés vives infinitamente mejor.

¿Quieres saber cómo puedo ayudarte y en qué consiste el plan de actuación?

Mira lo que opinan de mí

Estrés – Alto Rendimiento.

Adelgazar no era mi prioridad, pero si lo era sentirme bien, sin agotamiento, sin estrés.
Y lo más importante, dejar de tomar Trankimazin.

Por motivos de trabajo, mi vida no era nada ordenada, especialmente en lo que se refiere a comidas, mucho estrés, siempre agotada.

Oí de este programa y me llamó la atención. Si lo conseguía y además adelgazaba, ya era un plus.

El proceso de cambio fue un poco duro las 3 primeras semanas, pero muy fácil si se tiene en cuenta que puedes comer de todo, eso si, de una forma estratégica.

Entender el estrés, cómo afecta al cuerpo y al bienestar y qué hacer para evitarlo, marcó totalmente la diferencia.
Empecé a encajar las piezas del puzle. ¡Finalmente!

La motivación viene, porque desde los primeros días sientes más fuerza, más dinamismo, se rinde mucho más. Susana dirige muy bien hacia eso, pues en la primera etapa es la prioridad. Si no, pasa lo de siempre, llega el desánimo y la motivación se esfuma.

Como resultado además de encontrarme física y mentalmente totalmente renovada, en tan solo 5 meses he perdido 7 Kg, que más se puede pedir!!!!

Estrés – Post parto mellizos.

Tras haber dado a luz a mellizos y haberme quedado con 70 kg (8kg de más respecto de mi peso habitual), 14 meses después no había conseguido reducirlos. Además, me sentía cansada por el esfuerzo de criar a dos bebes a la vez, y por haberme incorporado a trabajar en un puesto como ejecutiva de ventas, con reuniones maratonianas, comiendo poco y mal, sin ritual de horarios. Estaba muy falta de energía y con muchas dificultades de concentración, con el consiguiente estrés de tener que llegar a todo.

Lo que he conseguido tras realizar el programa con Susana ha sido un cambio absoluto en mis hábitos mentales y físicos, doblando el nivel energía, ganando en foco mental, en rendimiento y finalmente llegando a mi peso ideal (no 62kg que era el punto de partida sino 58kg) con mis rutinas nutricionales.

El proceso de cambio fue relativamente cómodo: aprendí mucho sobre el estrés, cosa que me dejó impresionada, pues pensaba que lo sabía todo y aprendí estrategias para ponerlo en su sitio, que no me agotara y me hiciera comer mal.

En cuanto a las nuevas formas de comer que aprendí con ella, me resultó muy agradable y estimulante, comparado con otras dietas aburridas ya que no hay ningún alimento prohibido . El objetivo era entender, asimilar el plan y que se produjera el cambio de hábitos a nivel cerebral para que no supusiera un esfuerzo, ese esfuerzo que requieren otras dietas y en las que se termina por fallar por que están basadas en la voluntad, y ésta a largo del tiempo se quiebra.

En ese proceso de cambio, Susana es fundamental porque estimula. Te ayuda a que no te desanimes y a que no te frustres cuando caes en la tentación, a descubrir que aunque a veces tu voluntad ceda a las tentaciones, no pasa nada pues el plan no es estricto y .sigues evolucionando.

En lo que respecta a la energía y nivel de vitalidad el cambio es obvio y muy sorprendente, en lo que respecta a adelgazar es lento aunque seguro.
Todas las semanas se presentaban dificultades pues tenia viajes o comidas familiares o profesionales que aparentemente impedían seguir el plan o mejor dicho te tentaban en alimentos poco favorables y aun así, seguía adelgazando. Sin embargo, la energía estaba en alza!!

A pesar de que Susana me empujaba para hacer ejercicio, solo iba 1 vez a la semana al gimnasio con un entrenador personal y el objetivo no era mejorar el nivel cardio vascular sino coger tono muscular en piernas y espalda para tener fuerza para coger a los bebes, pues me estaban causando demasiadas contracturas y dolores.

Resultado final: Tras 6 meses había pasado de 70 a 56 kg y después de casi 1 año estoy en 57 kg. Es decir, 13 kg de diferencia , con un cambio espectacular no solo en el peso sino en la forma de las caderas y piernas y abdomen. Ni siquiera con 25 años (que una esta mas apretada y carnes más frescas) tenia las piernas tan bonitas como ahora (con 41 años).

Sigo con gran energía, concentración y foco mental a la hora de abordar mi infinidad de tareas tanto familiares como profesionales. Así que el estrés lo mantengo bajo control. El plan lo he interiorizado tanto que lo he promovido no solo en mi familia (marido e hijos) sino a cualquiera que me quisiera escuchar.
Tiene tanto sentido y es tan creíble que a la gente le llama poderosamente la atención.

Adelgazar no era mi prioridad, pero si lo era sentirme bien, sin agotamiento, sin estrés. Y lo más importante, dejar de tomar Trankimazin.

Por motivos de trabajo, mi vida no era nada ordenada, especialmente en lo que se refiere a comidas, mucho estrés, siempre agotada.

Oí de este programa y me llamó la atención. Si lo conseguía y además adelgazaba, ya era un plus.

El proceso de cambio fue un poco duro las 3 primeras semanas, pero muy fácil si se tiene en cuenta que puedes comer de todo, eso si, de una forma estratégica.

Entender el estrés, cómo afecta al cuerpo y al bienestar y qué hacer para evitarlo, marcó totalmente la diferencia. Empecé a encajar las piezas del puzle. ¡Finalmente!

La motivación viene, porque desde los primeros días sientes más fuerza, más dinamismo, se rinde mucho más. Susana dirige muy bien hacia eso, pues en la primera etapa es la prioridad. Si no, pasa lo de siempre, llega el desánimo y la motivación se esfuma.

Como resultado además de encontrarme física y mentalmente totalmente renovada, en tan solo 5 meses he perdido 7 Kg, que más se puede pedir!!!!
Tamara M. 53 años – Directiva empresa
Estrés – Alto Rendimiento
Tras haber dado a luz a mellizos y haberme quedado con 70 kg (8kg de más respecto de mi peso habitual), 14 meses después no había conseguido reducirlos. Además, me sentía cansada por el esfuerzo de criar a dos bebes a la vez, y por haberme incorporado a trabajar en un puesto como ejecutiva de ventas, con reuniones maratonianas, comiendo poco y mal, sin ritual de horarios. Estaba muy falta de energía y con muchas dificultades de concentración, con el consiguiente estrés de tener que llegar a todo.

Lo que he conseguido tras realizar el programa con Susana ha sido un cambio absoluto en mis hábitos mentales y físicos, doblando el nivel energía, ganando en foco mental, en rendimiento y finalmente llegando a mi peso ideal (no 62kg que era el punto de partida sino 58kg) con mis rutinas nutricionales.

El proceso de cambio fue relativamente cómodo: aprendí mucho sobre el estrés, cosa que me dejó impresionada, pues pensaba que lo sabía todo y aprendí estrategias para ponerlo en su sitio, que no me agotara y me hiciera comer mal.

En cuanto a las nuevas formas de comer que aprendí con ella, me resultó muy agradable y estimulante, comparado con otras dietas aburridas ya que no hay ningún alimento prohibido . El objetivo era entender, asimilar el plan y que se produjera el cambio de hábitos a nivel cerebral para que no supusiera un esfuerzo, ese esfuerzo que requieren otras dietas y en las que se termina por fallar por que están basadas en la voluntad, y ésta a largo del tiempo se quiebra.

En ese proceso de cambio, Susana es fundamental porque estimula. Te ayuda a que no te desanimes y a que no te frustres cuando caes en la tentación, a descubrir que aunque a veces tu voluntad ceda a las tentaciones, no pasa nada pues el plan no es estricto y .sigues evolucionando.

En lo q respecta a la energía y nivel de vitalidad el cambio es obvio y muy sorprendente, en lo que respecta a adelgazar es lento aunque seguro. Todas las semanas se presentaban dificultades pues tenia viajes o comidas familiares o profesionales que aparentemente impedían seguir el plan o mejor dicho te tentaban en alimentos poco favorables y aun así, seguía adelgazando. Sin embargo, la energía estaba en alza!!

A pesar de que Susana me empujaba para hacer ejercicio, solo iba 1 vez a la semana al gimnasio con un entrenador personal y el objetivo no era mejorar el nivel cardio vascular sino coger tono muscular en piernas y espalda para tener fuerza para coger a los bebes, pues me estaban causando demasiadas contracturas y dolores.

Resultado final: Tras 6 meses había pasado de 70 a 56 kg y después de casi 1 año estoy en 57 kg. Es decir, 13 kg de diferencia , con un cambio espectacular no solo en el peso sino en la forma de las caderas y piernas y abdomen. Ni siquiera con 25 años (que una esta mas apretada y carnes más frescas) tenia las piernas tan bonitas como ahora (con 41 años).

Sigo con gran energía, concentración y foco mental a la hora de abordar mi infinidad de tareas tanto familiares como profesionales. Así que el estrés lo mantengo bajo control. El plan lo he interiorizado tanto que lo he promovido no solo en mi familia (marido e hijos) sino a cualquiera que me quisiera escuchar. Tiene tanto sentido y es tan creíble que a la gente le llama poderosamente la atención.
Mayte A. 40 años – Ejecutiva ventas tecnología
Estrés – Post parto mellizos