¿Usas móvil, tablet o portátil antes de dormir?

Todavía muchas personas no conocen la relación de los dispositivos móviles con los ritmos biológicos. No se les pasa por la mente que leer en la tablet, trabajar con el portátil o el móvil antes de acostarse, tenga que ver con dormir mal y levantarse poco descansado.

Y además, hablar de evitar usar los dispositivos móviles en la actualidad puede parecer irreal pues en todo momento están disponibles para realizar cualquiera de las innumerables tareas del día, sea de trabajo u ocio, pero ¿conoces su impacto cuando lo haces cercano a la hora de dormir? ¿cómo influye en tu calidad del sueño?

Para lograr un sueño reparador es importante que conozcas cómo afecta la luz de tus dispositivos a que puedas dormir bien. Si tu sueño no es reparador quizá esté relacionado con otros factores, pero si estás expuesto a la luz azul en las dos horas antes de dormir, ello tiene buena parte de responsabilidad.

El cuerpo humano dispone de un reloj biológico que regula estar despiertos durante el día, vigilia, y dormir de noche, sueño, mediante un ciclo regular de 24 horas gracias a sus ritmos circadianos. Un cambio en los patrones de sueño puede afectar a este reloj natural haciendo que cuando corresponda dormir sea costoso hacerlo, y mucho más levantarse descansado. Si ello sucede es obvio que impacta en tu energía y rendimiento, pero sobre todo en la salud.

¿Y qué tiene que ver con el móvil, tablet ó portátil? Te preguntarás…

La luz que emiten los dispositivos móviles es una luz enriquecida de onda corta, lo que significa que tiene mayor concentración de luz azul que natural.

La luz azul afecta a los patrones de sueño porque afecta a los niveles de melatonina, hormona inductora del sueño. Es decir, suprime la secreción de la hormona que te facilita dormir para restaurar el gasto realizado en el día, que es la función principal del sueño. Esto da lugar a un despertar poco renovador y a un desgaste extra del cuerpo dado que no consigue restaurarse con regularidad.

Si sucede puntualmente no tendrá impacto en la salud, pero debes saber que los cambios frecuentes en el reloj biológico pueden tener efectos devastadores para el funcionamiento de todos los órganos incluido el cerebro, y por tanto, en sus funciones cognitivas como la capacidad de rendir, enfocar, crear, concentrarse y memorizar.

Vivimos conectados casi todas las horas posibles, y a menudo de noche para aligerar la carga de trabajo del día siguiente, resolver temas aún pendientes o sencillamente como distracción. Si es tu caso, todo esto se resume en que debes entender que el cerebro interpreta la luz azul como que está a pleno sol, por lo que no va a ponerte fácil lo de conciliar el sueño.

Entonces, ¿qué hacer?

Algunas claves para activar tu descanso

  • Empieza por desconectarte del dispositivo 60 minutos antes de ir a dormir, aunque lo ideal es 2-3 horas. Mejor 3 que 2.  Ahora parece imposible pero no imaginas como afianzas este nuevo hábito cuando disfrutas de tu mente de los resultados.
  • El tiempo que estés conectado de noche, cambia la intensidad y el color de la luz si tu dispositivo lo incluye en su sistema operativo. En los que no, añadir un filtro de luz azul o software que adapta el color de la pantalla del dispositivo a la hora del día (eliminadores de luz azul de noche).
  • También puedes considerar llevar gafas con lentes que bloquean la luz azul.
  • El tiempo que consigas estar desconectado (mínimo 1 hora) baja la intensidad de la luz de la habitación en la que te encuentres. El tono ideal en el que deberías estar es el rojo pues la luz roja es la que menos capacidad tiene para alterar los ritmos circadianos y suprimir la melatonina. Si no te gusta “el tono” siempre puedes buscar algún tipo melocotón que es muy suave.

Beneficios de la luz azul

No todo son desventajas, su uso frecuente durante el día puede ayudarte a:

  • potenciar tu alerta durante la jornada.
  • mejorar el humor (se ha usado incluso en tratamientos para la depresión),
  • además de facilitarte descansar mejor de noche si no la usas desde unas 3 horas antes de ir a dormir.
  • Como en lo sucesivo no podrás evitarla pues el uso de dispositivos va a más, al menos sí puedes aprender a gestionarla.

Te animo a practicar a desconectarte de la luz azul. Para mi supuso “un antes y un después” en el descanso…

Susana Cantón - Luz Azul

Si te apetece, cuéntame cómo te ha ido o comentamos, si necesitas alguna aclaración (sc@susanacanton.com).

2019-01-08T15:33:06+00:00Por |

About the autor:

Soy Susana Cantón, especialista en la gestión de estrés, de la energía mental – física y del alto rendimiento sostenido sin desgaste. Trabajo con empresarios, emprendedores y directivos, que por sus grandes responsabilidades deben estar siempre al máximo, pero no encuentran el modo de gestionar su cuidado para lograrlo.